La cumbre de los abusos y discursos vacíos

Por: Carlos E. Ponce / 15 de Abril de 2015

La desconexión que existe en América Latina entre sociedad civil y gobiernos se hace cada vez más grande

Desde su planificación, la VII Cumbre de las Américas en Panamá exhibió un visible menosprecio por la sociedad civil. El Gobierno de Panamá, a lo largo de los días previos y durante el evento, demostró que la importancia de la “sociedad civil” solo fue cierta en los discursos, no así en los foros y mesas de trabajo. Las organizaciones presentes en Panamá no fueron invitadas a la Cumbre en sí, sino a un foro, mal organizado por el Gobierno de Panamá y boicoteado por el Gobierno cubano.

Los problemas para la sociedad civil comenzaron con el mismo proceso de acreditación, el cual resultó lento, ineficaz y excluyente. El reglamento del mismo establecía que cada ONG podría presentar dos personas para ser acreditadas, y decía también que dichas acreditaciones se anunciarían un mes antes de la Cumbre. Lejos de ser así, la selección fue discrecional. En muchos casos se aceptó a solo una persona por organización y las mismas no se anunciaron hasta unos pocos días antes del evento, lo cual generó muchas deserciones, dados los altos costos de pasajes. Tal no fue el caso de la “sociedad civil” chavista y castrista, quienes por supuesto contaron con el apoyo económico de sus Gobiernos.

La mecánica del Foro de Sociedad Civil consistía en la estructuración de seis mesas en torno a diferentes temas de políticas públicas, en las cuales los miembros de la sociedad civil se reunirían a debatir y redactar un documento final. Este documento sería posteriormente presentado por un vocero a los Presidentes y representantes de cada país, durante el acto de clausura del Foro.

Nada de esto ocurrió. Dos de estas mesas de trabajo no pudieron ni siquiera estructurarse dadas las acciones violentas por parte de los grupos que mediante gritos e incluso golpes prohibieron a la sociedad civil venezolana y cubana – y a la de todos los países que buscaban un debate sano- iniciar la discusión. Todo esto, sumado al pésimo nivel de seguridad, la cual en ningún momento estuvo a la altura de las circunstancias, tuvo como resultado un final anunciado: el boicot de funcionarios castristas-venezolanos y ecuatorianos disfrazados de sociedad civil.

Los miembros de la sociedad civil que querían participar de estos debates se vieron obligados a retirarse. Formaron otras dos mesas en las cuales se trabajó durante más de ocho horas de forma democrática y de las cuales surgieron dos voceros y dos propuestas de trabajo. Sin embargo, al llegar el momento de la reunión con los Presidentes, el Foro continuó su declive. El supuesto diálogo que debía darse entre la sociedad civil y los Presidentes terminó en un conjunto de sillas vacías y desconsideración de la mayoría de los Gobiernos, que ni siquiera enviaron a un representante. El único presente fue el Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos. El Presidente anfitrión Juan Carlos Varela llegó tarde junto con el presidente Barack Obama y se retiraron inmediatamente tras dar sus discursos.

Pero más grave aún, fue que los organizadores decidieron arbitrariamente y prohibir que las dos comisiones, que el día anterior habían tenido que abandonar la sala tras los actos de violencia, presenten sus conclusiones y recomendaciones. Fuera de los Foros, el Gobierno de Panamá dejo que se le escaparan de las manos de grupos violentos, dejándolas operar con la impunidad otorgada por sus pasaportes diplomáticos y protección de los Gobiernos de Cuba y Venezuela. Estos grupos se dedicaron a boicotear las reuniones y perseguir líderes de sociedad civil apostándose en las estradas de los hoteles para amenazar, insultar y golpear.

A nivel de la Cumbre de Presidentes, las reuniones en si no aportaron nada, destacándose por interminables discursos con dogmas pseudo ideológicos, sin contenido práctico alguno. Rafael Correa intentó darle una clase de historia a Obama, quien en una intervención fuera de guion, lo dejó mudo al decirle que él prefiere una prensa mala que lo critique, a que no exista prensa. Nicolás Maduro, por su parte, centró su discurso en seguir tratando de quitar las sanciones en contra de sus funcionarios corruptos y violadores de derechos humanos.

La Cumbre acabó sin documento final, sin acuerdos regionales y, peor aún, sin siquiera mencionar el tema de los presos políticos y las violaciones a la Carta Democrática por parte del Gobierno de Venezuela. Lo que ocurrió en Panamá, si bien previsible, fue lamentable y muchos se lo expresamos directamente a la OEA y al mismo Gobierno de Panamá. La desconexión que existe en América Latina entre sociedad civil y Gobiernos se hace cada vez más grande. La sociedad civil no fue escuchada. Los Presidentes, nos dieron la espalda.

Carlos E. Ponce es director para América Latina y el Caribe de Freedom House. Twitter @ceponces

Nota Publicada Por: Diario El País – Internacionaleshttp://internacional.elpais.com/internacional/2015/04/15/actualidad/1429104901_277451.html


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s