A la Aduana General de la República de Cuba

De esta manera Boris González Arena titula su relato de como fue la retención y decomiso de sus pertenencias, las cuales sufrió él junto a otros 4 compañeros en días previos tras su regreso de España, donde presentaron a la prensa europea la campaña ciudadana #‎Otro18.  Este hecho fue denunciado por ADA y hoy le ofrecemos las declaraciones de uno de sus protagonistas.

 

A la Aduana General de la República
Mi nombre es Boris González Arenas. El pasado viernes 1º de abril de 2016 regresé al territorio nacional procedente de Madrid, España, en el vuelo Evp 9825. El motivo de mi estancia en aquél país fue la asistencia a un evento internacional realizado en honor a Mario Vargas Llosa, eminente escritor latinoamericano y un activo defensor de las libertades individuales en todo el mundo. Además, pudimos presentar a la prensa europea la Campaña ciudadana ‪#‎Otro18‬, dirigida a la modificación de nuestras leyes electoral y de asociaciones, con la clara intención de atemperarlas a las normas democráticas corrientes internacionalmente.
Nada pretendemos con nuestro accionar que no sea cívico, patriota, ni digno, y la esencia de nuestro trabajo está en remitirnos permanentemente a la ley vigente y a los tratados internacionales refrendados por el estado cubano.
Sin embargo, nuestro trabajo ha sido objeto de intimidación, acoso y persecución constantes. Consideramos que ha sido esta la motivación fundamental para que el pasado viernes 1º de abril, en vísperas de ingresar en el territorio nacional, notáramos en el aeropuerto un aparatoso movimiento de oficiales vestidos de civil y un notable acompañamiento por parte de los oficiales de la Aduana.
Luego de recoger nuestras maletas, cuatro, de los cinco miembros de la sociedad civil presentes en Madrid, fuimos conducidos a las mesas de revisión y nuestras maletas fueron vaciadas por el personal de aduanas. Allí fueron minuciosamente seleccionados los libros, revistas y folletos que traíamos. La lista de libros que me fueron decomisados es la que sigue:
1. El caso PM, cine, poder y censura, de los autores Manuel Zayas y Orlando Jímenez Leal.
2. Cuba hoy, analizando su pasado, imaginando su futuro, del autor Jorge I. Domínguez.
3. Cuba en la era de Raúl Castro. Reformas económico-sociales y sus efectos, del autor Carmelo Mesa Lago.
4. Vidas en vilo, la cultura cubanoamericana, del autor Gustavo Pérez Firmat.
5. El poscastrismo y otros ensayos contrarrevolucionarios, dedicado personalmente por su autor Julián B. Sorel y por tanto de especial estimación para mí.
6. Motivos de Anteo, política y nación en la historia intelectual de Cuba, del autor Rafael Rojas
7. Ideas en Libertad, que es un conjunto de escritos dedicados a Mario Vargas Llosa –de este libro me fueron retirados tres ejemplares.
8. Una nación para todos, raza, desigualdad y política en Cuba 1900-2000, del autor Alejandro de la Fuente
Además me fue decomisado el folleto impreso con motivo de la cena de agasajo del escritor peruano. El libro “Sobre las revoluciones”, de Nicolás Copérnico no me fue decomisado gracias a que logré convencer a la empleada de aduana de que había sido escrito en el siglo XVI, mucho antes de que nacieran Fidel o Raúl Castro, que eran los nombres que buscaba ella con especial énfasis.
La mayoría de los autores descritos pertenecen a lo mejor de los intelectuales cubanos y no pocos visitan la isla regularmente. En el caso del libro “Una nación para todos, raza, desigualdad y política en Cuba 1900-2000”, existe una edición cubana del mismo, por la editorial Imagen Contemporánea de la Casa de altos estudios Fernando Ortiz.
No me cabe duda de que la motivación para el decomiso fue la orden dada por oficiales de la Policía Militar que se encontraban en el lugar y que desde nuestra llegada hasta nuestra salida permanecían en torno nuestro como artífices al margen. El procedimiento es de sobras conocido.
A menos que al escribir “moral” se hubiera querido referir al “morral” y al hablar de “intereses generales” hubieran querido decir, “intereses de los generales”, ninguno de esos libros encaja en la noción de “contrarios a la moral” ni “contra los intereses generales de la nación” con que fundamentaron su decomiso en los papeles que me fueron entregados.
Es por ello que le solicito a usted que se deje sin lugar la resolución 17/66 del 1º de abril de 2016 y me sean devueltos los libros arriba enumerados, testimonio del magnífico caudal de conocimiento y compromiso que nuestro país ha conseguido acumular en el exilio; y esenciales para el trabajo de los muchos que, desde aquí adentro, buscamos llevar a todos los rincones, entres tantas mentiras, “la luz de la verdad”.

Sin más, queda de usted sinceramente,

Boris González Arenas / @borisgarenas

 


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s